La televisión distorsiona las cuestiones sanitarias, según un estudio de la URJC

El Grupo de Estudios Avanzados en Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos (GEAC) ha realizado un estudio sobre la el tiempo dedicado a información sanitaria en los telediarios españoles y concluye que existen notables discrepancias entre el panorama ofrecido por las televisiones y la realidad. De todo el volumen de noticias analizadas, sólo un 2,96% fueron noticias sanitarias. A pesar de que el trabajo se centra en los informativos, los autores reconocen la importancia de analizar programas del corazón, o las teleseries como “Hospital Central”.

Las principales conclusiones de este primer mapa de la información sanitaria en la televisión, señalan que la televisión muestra una medicina centrada en el sistema público de salud, con pacientes y familiares como protagonistas, junto con médicos y personas comunes, que son convertidas en portavoces “vox populi” de los usuarios del sistema de salud. Dentro de este reducido escenario quedan relegados en un segundo plano otros actores clave de la sanidad como otros trabajadores sanitarios, la medicina preventiva y los científicos. “Se trata de una rutina característica del periodismo televisivo, ya que la prensa escrita prefiere fuentes calificadas. Este desfase, indica la dificultad de acceso al medio audiovisual, inhibición de los propios investigadores, desinterés de los autores de dichas informaciones, y el gran valor que la televisión da al drama humano, al ser los pacientes y familiares la primera fuente informativa”, explica Pablo Francescutti, investigador principal.

El análisis publicado por MSD España bajo el título “La Información sanitaria en los telediarios” ha consistido en el escrutinio de 32.592 noticias a lo largo de un año, aparecidas en los telediarios de Televisión Española, Cuatro, Antena 3 y Telecinco en su segunda edición y, de todo el volumen de noticias analizadas, sólo un 2,96% fueron noticias sanitarias. “Visto de otro modo, los espectadores tuvieron que ver 34 noticias para encontrar una que tuviese un contenido central dedicado a la salud. Un total poco representativo y que revela que la información sanitaria no figura entre los principales contenidos de los informativos estudiados.”, asegura Pablo Francescutti.

La cadena que más emitió fue TVE, con 300 seguida de Telecinco con 238, Cuatro con 217 y Antena 3 con 211. Cuatro, conforme a los indicadores, fue la cadena que más valor noticioso otorgó a la sanidad, al dedicarle más del 40% de esas noticias a la apertura de informativos, mientras que las demás rondan entre un 34 y un 35%.

En cuanto a temas, aparece un mayor interés por las innovaciones, por los medicamentos y la cirugía, con más de un 50% del total de las noticias sobre salud encontradas, y, por otro lado, un desfase entre patologías sobrerrepresentadas. “Incluso algunas de las primeras con estatuto médico dudoso (como por ejemplo, la adicción al ordenador)”, apunta Francescutti. En esta línea, llama la atención que las patologías infecciosas son las más representadas a pesar de ocurrir en un periodo que no registra epidemias de ningún tipo, ni en España, ni países del entorno. Igualmente, contrasta con la realidad el hecho de que la población acude a las medicinas alternativas en una medida mucho mayor a la sugerida por los informativos y lo mismo puede decirse de la sanidad privada ya que, a pesar de que sólo recibe a un 15% de la población española, temas como el aborto, la innovación y la cirugía estética son los que prevalecen. En la misma línea se encuentra, por ejemplo, la odontología, utilizada por casi la totalidad de la población, o la medicina laboral en España, país de la Unión europea con mayor tasa de accidentes laborales, pero que sencillamente no figuran en el mapa televisivo. Las enfermedades raras también son comunes, así como los trastornos neuropsicológicos.

Igualmente, a pesar de que existe una gran cobertura a los errores y negligencias médicas, esa desconfianza no ha hecho mella en la figura del cirujano, puesto que es muy baja la cobertura a errores quirúrgicos. En este sentido, “el análisis muestra constantes bandazos entre adelantos casi milagrosos y fallos tremendos” cuenta el profesor de la URJC y vicepresidente de la Asociación Española de Comunicación Científica. Sin debate público y sobrerrepresentación del sistema privado.

El trabajo también deja ver la “alta dependencia de fuentes oficiales”, como voces de autoridades públicas y sanitarias o responsables de centros médicos, así como que la presencia de líderes políticos o partidos como fuente informativa es ínfima. Aunque según el barómetro sanitario de 2008 el 28,1 % de la población considera a la Sanidad como el tema público más importante, esta falta de debate se evidencia durante la campaña electoral, ya que los informativos recogieron tres noticias relacionadas con sanidad. Tampoco la televisión fue proactiva en ese sentido con la excepción de Cuatro, que dedicó una larga entrevista a la portavoz de una clínica de interrupción del embarazo. No obstante, esta dependencia de fuentes oficiales coexiste con cierta apertura a las iniciativas ciudadanas (como el trasplante de órganos) y el interés televisivo por las connotaciones éticas de determinadas innovaciones médicas. En este sentido, se observa que las televisiones se han abierto a las ONG y a otras entidades que pujan por colocar sus temas en la agenda de los informativos como organizaciones de consumidores, gays, feministas, pacifistas y ecologistas.

El análisis de la literatura existente realizada por el Grupo de Estudios Avanzados en Comunicación concluye que el fenómeno televisivo no contribuye a una mejor comprensión de las cuestiones sanitarias por la audiencia. Igualmente, a pesar de que el trabajo se centra en los informativos, reconocen la importancia de otro tipo de análisis centrados en otros contenidos como son los monográficos de salud y su impacto, al igual que las repercusiones de las representaciones de la salud en la población a través de programas del corazón, que escrutan las patologías de ricos y famosos relacionadas normalmente con la estética y el mantenimiento físico y ligado a la mujer. Lo mismo ocurre con los teleseries como “Hospital Central” o “House”, cuyos facultativos, según los investigadores, a veces no son ejemplo de ética profesional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: