La Universidad Rey Juan Carlos coordina el Consorcio MOIR, la red de Biomedicina de la Comunidad de Madrid.

Esta nueva red inició el pasado viernes su trabajo con un simposio en la Facultad de Ciencias de la Salud en Alcorcón, coordinada por el doctor Manuel Ros, director del Departamento de Bioquímica, Fisiología y Genética Molecular de la URJC. Aunque los distintos grupos de este consorcio son conscientes de las actividades del resto de los grupos distintos al suyo, la realización de un simposio inicial en la que cada grupo presente una actualización del estado de sus líneas de investigaciones permitió un mayor conocimiento de las actividades previas y futuras de cada grupo por parte de todos los integrantes del consorcio. Este encuentro sirvió también para que cada responsable de objetivo del programa científico plantee la coordinación y la puesta en marcha de los mismos. En este sentido, se programaron nueve reuniones, una por objetivo en las que participarán las personas implicadas en cada uno de ellos.

Asistieron como observadores, el Doctor Serrano Ríos, Académico de la Real Academia Nacional de Medicina Catedrático de Medicina Interna y Profesor Emérito Universidad Complutense, el Doctor Antonio Vidal Puig, catedrático de la universidad de Cambridge, y Luis F. Alguacil, director del servicio de investigación del Hospital Universitario de Ciudad Real.

Los objetivos globales del presente consorcio se centran en el estudio de los mecanismos implicados en el desarrollo de la resistencia a insulina, circunstancia muy relacionada con estados fisiopatológicos como son la obesidad, la diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico.

La resistencia a insulina surge como consecuencia de la interacción entre la genética y las condiciones medioambientales. Los cambios en el estilo de vida, no sólo en los países desarrollados sino en los económicamente emergentes en vías de desarrollo, han disparado la incidencia de la diabetes tipo2 en el mundo en los últimos años. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el número de personas afectadas en el mundo por esta enfermedad aumentaría desde los 135 millones en 1999 a los 299 millones en 2025. Estas predicciones parecen haberse quedado cortas y según la Federación Internacional de Diabetes las cifras evolucionarían de los 246 millones en 2007 a los 380 millones en 2025. Si a este hecho le añadimos el progresivo envejecimiento de la población en los países desarrollados, está claro que nos encontramos ante un problema sanitario de grandes proporciones que requiere máxima atención. Las previsiones son que prácticamente el 30% de la población va a presentar resistencia a insulina a lo largo de su vida.

El proyecto que se presenta plantea el estudio de los principales tejidos implicados en la homeostasis de la glucosa; adiposo blanco y marrón, músculo, hígado, cerebro y sistema cardiovascular y su interacción en el desarrollo de la resistencia a insulina. Para ello el consorcio plantea el uso de modelos celulares, animales y finalmente con aproximaciones en humanos que van a permitir estudiar el desarrollo de la resistencia a insulina en diversas circunstancias fisiopatológicas como la obesidad, el envejecimiento, la gestación, el desarrollo y en animales genéticamente modificados. Esta variedad de modelos y aproximaciones experimentales sería difícilmente abordable para cada uno de los grupos por separado.

El consorcio permite esta puesta en común de medios. Los integrantes de este consorcio poseen una amplia experiencia en el campo, vienen desarrollando proyectos financiados por entidades regionales, nacionales y europeas. Además, presentan antecedentes en lo que se refiere a colaboraciones entre ellos, con la industria (Hoffman- La Roche, Bayer) y con grupos internacionales de instituciones de reconocido prestigio (Harvard University, Cambridge University, Université Paris Diderot, Université Paris Pierre et Marie Curie, Metro Health Center Cleveland, Miami University, Florida, USA). Por otro lado, tampoco se puede dejar a un lado el hecho de que varios de los grupos que integran este consorcio son socios de los Centros de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), Obesidad y Nutrición (CIBROBN) o de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) con amplia experiencia en este tipo de programas. Finalmente, otro aspecto a destacar es que los distintos grupos tienen personal vinculado a instituciones sanitarias, lo que garantiza el objetivo final, la aproximación a humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: