Universitarios madrileños realizarán sus prácticas en el Archivo Regional

PERTENECEN A LAS UNIVERSIDADES COMPLUTENSE Y REY JUAN CARLOS

La Comunidad de Madrid ha firmado nuevos acuerdos de colaboración con las universidades madrileñas con el objetivo de que sus alumnos puedan realizar prácticas en los centros dependientes de la Subdirección General de Archivos, contribuyendo así a la formación integral de estos jóvenes poniendo a su disposición tanto sus infraestructuras como su personal técnico. 

En concreto, los nuevos convenios se han rubricado con la Universidad Complutense de Madrid y con la Universidad Rey Juan Carlos. En el caso de la UCM, para este año 2013 se contemplan las prácticas de alumnos del Máster Universitario en Historia de la Monarquía Hispánica y del Máster Universitario en Historia y Antropología de América. En cuanto a la URJC, serán los alumnos del Grado de Historia y de los Dobles Grados en Historia y Ciencias Políticas y Administración Pública, en Historia y Periodismo, y en Historia y Turismo.

Las prácticas, que se inician esta semana en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, estarán conformadas por grupos reducidos a los que les serán designados dos tutores: uno por parte de la Subdirección General de Archivos y otro por la universidad correspondiente. Los alumnos podrán completar su proceso formativo con la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos a través de su estancia en las diferentes unidades que conforman el organigrama de la Subdirección General de Archivos y sus centros de archivo.

Integrados en la actividad habitual 
El objetivo es integrar a los jóvenes universitarios en la actividad habitual de este centro de archivo, de manera que adquieran una experiencia que les acerque a la realidad de la vida laboral. De este modo, se les asignarán diferentes tareas en las unidades de Descripción y de Circulación.

En la primera, participarán en el tratamiento del fondo Condado de Chinchón y Marquesado de Valmediano y en la elaboración de los ficheros de autoridades del fondo Nicolás Mª de Urgoiti Achúcarro, utilizando la norma internacional ISAAR (CPF). En la unidad de Circulación, participarán en los trabajos de cotejo, en la instalación de fondos fotográficos, en el préstamo de expedientes y en la preparación de fondos para su digitalización.

Estos convenios con la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Rey Juan Carlos se suman al firmado en 2011 con la Universidad Carlos III de Madrid para la realización de prácticas en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid por parte de los alumnos del Máster propio de Archivística. El objetivo es que estos convenios puedan extenderse a la totalidad de las universidades públicas madrileñas.

fuente: madrid.org

España tendrá un calendario común con ocho vacunas

El Ministerio de Sanidad propondrá mañana a las comunidades autónomas un calendario de vacunas común que incluye ocho inmunizaciones. Se trata de vacunas —como la de la poliomielitis, la meningitis o la hepatitis— que ya indican la mayoría de las autonomías. El calendario que ha fijado el departamento de Ana Mato, y que presentará en el Consejo Interterritorial de Salud, pretende unificar las inmunizaciones y también las edades a la que se ponen; una reclamación histórica de los expertos que, sin embargo, consideran el plan de Sanidad demasiado básico. Sostienen que se trata de “una propuesta de mínimos” tanto en el número de inmunizaciones como en las edades establecidas. Plantean la necesidad de incluir vacunas como la del neumococo —que solo tienen Galicia y,desde 2013, País Vasco— y piden adelantar la inmunización de otras, como la varicela o la del papiloma humano. Pese a las críticas, Sanidad considera que el calendario propuesto “amplía la cobertura de la población”.

El calendario único pretende desterrar las desigualdades que se dan entre las comunidades. Ahora existen 19 pautas —incluso Ceuta y Melilla tienen la suya— en el tipo de las inmunizaciones cubiertas y en las edades indicadas. En Cataluña, por ejemplo, se vacuna contra el virus del papiloma humano —solo a niñas, porque previene algunos tipos de cáncer de útero— entre los 11 y los 12 años; en Andalucía se pone a los 14. Un salto que provoca que las menores que se trasladan de una región a otra corran el riesgo de perder la cobertura pública si en la comunidad de llegada ya se ha vacunado a las escolares. Realidad de la que los expertos llevan alertando años. Pese a ello, las intenciones de establecer un calendario común —lo intentó el Gobierno anterior— habían naufragado. Hasta ahora, en que la mayoría del PP en el Gobierno propicia que las regiones, pese a las críticas de algunas, aprueben el protocolo vinculante mañana.

Ángel Gil de Miguel, experto en Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, considera insuficiente y deficitaria la pauta de Sanidad. “Se plantea un calendario muy pequeño que tendrá un impacto muy bajo sobre la salud pública. Se está perdiendo una oportunidad de oro. Estamos hablando de un calendario en el que retrocedemos a inicios de los años ochenta”, apunta. Para él, la propuesta de Ana Mato deja fuera algunas vacunas como la de la tos ferina en adolescentes y olvida otras importantes. Como la antineumocócica, un preparado que protege contra ciertas neumonías, otitis, meningitis y septicemias, y que hasta el año pasado cubrían solo Galicia y Madrid. En 2012, los recortes se la llevaron por delante en esta última comunidad, que buscaba ahorrar con ello entre 10 y 15 millones anuales. “En vez de ampliar el calendario, se va a lo más básico”, critica Gil de Miguel. Expertos como él recuerdan que Reino Unido, Grecia, Italia y Alemania incluyen en la cobertura pública la vacuna contra el neumococo.

Las sociedades científicas también critican las edades establecidas para algunas inmunizaciones. Es el caso de la de la varicela que, según el calendario de Sanidad, se indicaría a los 12 años; una edad demasiado tardía para laAsociación Española de Pediatría (AEP), ya que el 90% de los menores han pasado la enfermedad al llegar a esa edad. Sin embargo, actualmente solo Navarra, Madrid, Ceuta y Melilla cubren esa vacuna —en otras zonas el usuario paga hasta 140 euros por las dos dosis— antes de la preadolescencia: la indican a los 15 meses. “Imponer una edad diferente para toda España y que, además, sea tan alta no tiene sentido”, afirma David Moreno, asesor de vacunas de la AEP que, junto a la Asociación Española de Vacunología y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higienealertan del “retroceso” que supondrá el calendario de Mato.

Tanto a Moreno como a Gil de Miguel les preocupa que la pauta común deteriore el servicio de aquellas autonomías que tienen sistemas mejores. Como ocurriría, en el caso de Madrid si se retrasa la inmunización contra la varicela; o en el caso de aquellas comunidades que vacunan a las niñas contra el virus del papiloma humano antes de los 14 años. “Esta inmunización es eficaz cuando no se han mantenido relaciones sexuales, con lo que la prontitud es clave”, indica Gil de Miguel. Esta vacuna, que todas las autonomías adquirieron de manera conjunta en 2012 para lograr un mejor precio, tiene un coste de unos 53 euros al año.

Los expertos piden a Sanidad, además, que el calendario establezca una horquilla de edades en lugar de un año fijo, un sistema que permitiría a las autonomías adaptar su logística. Sanidad, sin embargo, confía en el sistema de fijar la edad de manera más estricta. “Que los menores se vacunen en el mismo momento en todas las comunidades incrementa la cobertura”, indica una portavoz.

fuente: elperiodicodehoy.com